Las estrategias de marketing digital más efectivas para pymes

Dejar de lado el marketing digital podría suponer un error muy caro para muchas pequeñas y medianas empresas. La idea de que «si las campañas de marketing tradicionales ya funcionan, no es necesario montar una campaña digital» es muy peligrosa.

No hay duda de que internet ha transformado el funcionamiento de los negocios. Basta con comparar las empresas que han triunfado y fracasado según su posición en el mundo digital: mientras que compañías como Netflix o Amazon Prime se han convertido en gigantes de la industria del entretenimiento, otras de la talla de Blockbuster han tenido que cerrar sus puertas.

Del mismo modo, Apple se ha erigido en la mayor empresa del mundo debido a su posición como pionero de los productos de consumo digitales, mientras que BlackBerry se ha quedado obsoleta tras haber llegado a controlar el 20 % del mercado global de telefonía móvil.

Esta tendencia podríamos aplicarla a multitud de industrias: muchas tiendas de música han bajado la persiana mientras que Spotify cuenta con millones de suscriptores; los casinos presenciales cada vez tienen menos clientes debido al auge de los casinos móviles; y, por supuesto, las tiendas minoristas están viendo como internet les come las tostada porque pueden ofrecer precios más competitivos al no tener tantos gastos.

A pesar del poder de internet tanto para transformar como para destruir negocios, muchas pymes todavía no se han adaptado del todo a la era digital. Ello podría deberse a un modelo de negocio que no confía en internet para vender sus productos y servicios o a que la empresa ha logrado atraer y retener a su clientela sin la necesidad de usar canales digitales.

La agilidad es clave para las pymes

Sin embargo, dejar de lado el marketing digital podría suponer un error muy caro para muchas pequeñas y medianas empresas. La idea de que «si las campañas de marketing tradicionales ya funcionan, no es necesario montar una campaña digital» es muy peligrosa.

Según múltiples estudios, las personas pasamos una media de seis horas al día conectados a internet, sobre todo en las redes sociales. Ello significa que, independientemente de la industria en la que opere un negocio, su clientela se conecta a internet durante una gran parte del día. Por este motivo, si una empresa no tiene presencia en las redes, podría estar perdiendo importantes ingresos.

Uno de los muchos desafíos que supone llevar una empresa de tamaño pequeño o mediano consiste en adaptarse al paradigma de cada momento. El panorama cambia constantemente, ya sea por la evolución de la tecnología, por las cada vez mayores exigencias de los clientes o por algo tan inesperado como una pandemia global. Ampliar la clientela gracias al marketing digital es una estrategia probada que puede ayudar a los negocios a mejorar su agilidad.



¿Dónde están tus clientes online?

Incluso la mayor estrategia de marketing digital del mundo resultaría inútil si no se enfoca al público objetivo. Saber cuándo y dónde contactar con posibles clientes que buscan un determinado producto o servicio es fundamental para que una campaña de marketing surta efecto.

Partiendo de esta base, promocionarse en redes sociales puede resultar muy efectivo para ciertas empresas y nada para otras. Y lo mismo podríamos decir del marketing con influencers, de la publicidad en motores de búsqueda, de las promociones por correo electrónico, del marketing de contenido, de los anuncios en pantalla y del resto de estrategias digitales.

Por ejemplo, si se hace bien, el marketing en redes sociales ha demostrado ser muy útil para empresas de industrias como el turismo, la salud, el bienestar, la belleza o la moda. Por extensión, el marketing con influencers, es decir, aquel que emplea a una persona o cuenta con muchos seguidores en redes sociales para promocionar un producto, también resulta muy eficiente.

Por su parte, un negocio que vende productos nicho o servicios específicos probablemente sacará mayor partido de la publicidad en motores de búsqueda (SEA), siendo Google Ads el servicio más popular de este tipo. Los motivos de ello son dos: en primer lugar, es más fácil confeccionar anuncios dirigidos; y, en segundo lugar, los motores de búsqueda están donde los clientes potenciales buscan normalmente estos productos y servicios. Por ello, empresas de reparaciones (electricistas, lampistas, etc.), servicios de reparto a domicilio o negocios de clases particulares confían en este tipo de marketing digital.

El marketing de contenido puede funcionar en todos los sectores, pero es especialmente efectivo para aquellos negocios que necesitan un contenido amplio para ofrecer información importante sobre el producto o servicio que quieren vender. Es el caso, por ejemplo, de restaurantes u hoteles, que se apoyan en las reseñas para promocionarse.

Así las cosas, lo primero que debes hacer es preguntarte dónde están tus clientes online y dónde buscarán tus productos y servicios.

Herramientas de marketing digital

Como las pymes tienen a su disposición un sinfín de opciones de marketing digital para promocionar sus productos y servicios, puede resultar muy complicado y laborioso conocerlas todas y aprender a analizar sus resultados, lo cual afectaría al día a día del negocio.

Las pymes que puedan permitírselo pueden contratar los servicios de una agencia de marketing digital, que tiene los conocimientos y la experiencia necesarios para crear la estrategia adecuada en el canal adecuado para maximizar los resultados.

Ahora bien, la mayoría de las empresas pequeñas y medianas deberán organizar sus campañas de marketing digital internamente. Por suerte, hay herramientas que pueden facilitar el proceso. Google ofrece un conjunto de herramientas para ayudar con el marketing, incluido un servicio que hace un seguimiento y analiza las visitas al sitio web de la empresa y el comportamiento de los usuarios, y que valora qué anuncios obtienen mejores resultados.

Lo mismo puede decirse de las redes sociales. Instagram, Facebook, Twitter y otras plataformas incluyen herramientas dentro del perfil comercial del cliente que informan sobre la eficiencia de los anuncios.

En cuanto al marketing por correo electrónico, los principales servicios de este tipo facilitan datos de fácil comprensión que muestran qué mensajes obtienen mejores respuestas.

Las pymes deben usar estas herramientas para su propio beneficio, ya que ayudan a la empresa a averiguar qué anuncios funcionan bien y cuáles no. Los anuncios que no sirvan deben eliminarse; en cambio, hay que doblar e invertir más en aquellos que estén obteniendo buenos resultados.

El marketing digital para pymes no tiene por qué ser intimidador si las empresas centran sus esfuerzos en el lugar indicado.

Bloguisimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.