Cierre el negocio pero no su presencia online

Para muchos negocios la cuarentena implicó un cierre total o parcial de su operación. Con incertidumbre y una lenta reactivación, no siempre es claro lo que nos depara el futuro. Sin embargo, esto no es del todo malo. Podemos reconfigurar muchas cosas y hacerlas diferente a como las veníamos haciendo.

El que hayamos tenido que cerrar no implica que la decisión sea para siempre. No es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós. Es una pausa en aquello que amamos hacer. Por eso, no podemos tirar todo por la borda. Siempre hay un futuro que no dependerá de lo que nos pase, sino de lo que hagamos al respecto.

Cuando sea el momento de retomar nuestro camino, ¿con qué contaremos para volver a empezar?, ¿cuáles son esos activos intangibles que nos ayudarán a resurgir? La respuesta es: su reputación, su marca, su comunidad. Aquellos que han confiado y creído en usted y en su negocio. Aquellos que han reconocido el valor que genera. Aquellos que notarán su ausencia y lo extrañarán. No los olvide, serán su punto de apoyo para renacer.

¿Cómo permanecer en el radar?

Mantenga su presencia online (aun con el negocio cerrado).

El hecho de que no esté vendiendo algo no significa que la identidad y personalidad de su marca no pueda mantenerse. La gente se afilia no a lo que compra, sino a lo que eso representa, a una ideología.

Acciones que puede tomar en cada frente digital:

Página web

Es vital mantener la página para proteger y seguir siendo el dueño del dominio, evitando que otra empresa se apropie de él. Aunque igual podría seguirlo pagando sin tener página web y así mantenerlo, ¿por qué no aprovecharlo para seguir presente en la mente de la gente?

Oculte la información relacionada con la venta de productos, pero deje los contenidos del blog que dan tips, ideas y demás (adicional al home). Esto no solo es útil para los visitantes, sino que lo mantiene vigente (indexado) en los motores de búsqueda.

Si no tiene un blog, simplemente ponga una página de aterrizaje. Esto es, una única página que tiene algún contenido básico, pero no lleva a enlaces internos o más información. Son como páginas de una sola página (lo único que debe hacer es cambiar la plantilla). Explique que por el momento no está operando, pero que quiere seguir estando en el corazón de la comunidad.

Comparta lindas imágenes y mantenga los enlaces que sigan vigentes a redes sociales (siguiente punto) o algún otro recurso de valor. Piense que su página es como un mausoleo hermosamente decorado, con la diferencia de que aquí sí podemos volver a la vida. Es un lugar donde aquellos que lo quieren pueden ir a visitarlo, recordarlo y compartirle flores.

Redes sociales

Se preguntará, “Si el día de mañana cambio de nombre o de negocio, ¿para qué me sirve?” o “Si ya no vendo nada, ¿de qué hablo?”. Si luego cambia de nombre o de negocio (y la comunidad es similar), puede usar sus redes actuales para direccionar al nuevo perfil o compartir la nueva información (hasta donde aplique).

¿De qué hablar mientras tanto? Defina un eje temático o editorial y hable de temas periféricos a los productos que ofrecía. Por ejemplo, si vendía repuestos automotrices, hable de lo maravillosos que son los viajes por carretera, de los destinos que se pueden conocer por caminos inexplorados, de las divertidas historias en familia dentro de un vehículo, de la libertad que nos da movilizarnos, etc. No es hablar del producto que vende, sino de lo que representa.

Si tenía un jardín infantil, hable de actividades para desarrollar la motricidad, de ideas para acompañar el desarrollo de los niños o de tips para jugar los fines de semana. Piense en contenidos que pueda compartir regularmente.

Si tenía un restaurante de comida típica de una región del país, hable de la historia de los platos, de la belleza de esa región, comparta fotos, vuélvase embajador de la zona. Hable de las costumbres, su gente, su cultura y por supuesto, su gastronomía. Si el restaurante era de comida vegetariana, hable de los beneficios del vegetarianismo, de las propiedades de cada ingrediente, de los vegetarianos más famosos de la historia y cosas por el estilo.

Si tenía una clínica veterinaria, hable de temas alrededor de las mascotas. No tienen que ser solo temas de salud y cuidados, ahora puede ampliarse a lo que representa una mascota en la vida de las personas. La historia de cada una de las razas, de qué parte del mundo vienen, ejemplos de animales famosos en el cine y en general temas más amplios, pero de alguna manera, relacionados.

Si tenía un almacén de ropa, hable de la historia de diseñadores, de tendencias de moda en distintas épocas o de cómo la moda impacta el comportamiento social. Si tenía un almacén de decoración, puede hablar de lo que representan algunos objetos, de su país de origen o del delicado trabajo de los artesanos detrás de cada pieza única.

La idea es cambiar la comunicación de centrarse en el producto (que ya no vende), a lo que representan en el imaginario colectivo. Recuerde que el objetivo es permanecer en el radar.

Adicionalmente, la frecuencia de publicación ahora puede ser mucho más espaciada. Si por ejemplo publicaba diariamente, ahora lo puede hacer quincenalmente. Pueden ser imágenes con un simple comentario, reflexiones sencillas, frases y en general, contenido que no le consuma mucho tiempo.



Motores de búsqueda

Algo importante mientras decide si su negocio volverá algún día o no, es no perder la visibilidad en los motores de búsqueda. Específicamente, el perfil de su empresa en Google My Business o Google Mi Negocio.

Nuevamente, la idea es que si alguien lo busca (porque no sabe que cerró), sepa de usted y en qué situación se encuentra, por algún lado. No podemos simplemente esfumarnos. Existe la posibilidad en Google Mi Negocio de ajustar el perfil para que algunos puntos de venta se muestren no operativos o que el negocio aparezca temporalmente cerrado.

Cambia la información que se muestra, pero su empresa sigue teniendo presencia y visibilidad en Google, que es lo que queremos. 

Email marketing

Si de pronto enviaba correos electrónicos promocionales ofreciendo nuevos productos, lanzamientos, ofertas y demás, ahora puede cambiar la temática teniendo en cuenta el eje editorial que hablábamos anteriormente.

La comunicación ahora puede ser mucho más espaciada y no comercial (si no hay nada para vender), sino editorial. Si antes enviaba un correo semanal, ahora puede enviar un mail cada uno o dos meses con tips e información de valor.

Recuérdame

Tome cada uno de los canales que utilizaba para promover su negocio y siga siendo visible. Mande tácitamente el mensaje de… “Recuérdame”, queriendo decir: “No estoy físicamente (negocio operativo), pero estoy en tu corazón (comunicación online)”.

Es cierto que implica algún esfuerzo y que no es una decisión fácil de tomar, especialmente desde el punto de vista emocional. Para motivarse, piense en el futuro. Piense en cómo esto puede facilitarle la vida aun cuando no tenga claro qué va a hacer a después. Piense en todas las personas a las cuales puede seguir ayudando, apoyando, dándole ideas, haciendo presencia. Así después decida que definitivamente no va a regresar con el negocio, en ese momento se despedirá con honores, pero no habrá simplemente desaparecido.

David Gomez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *